Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Definición:

Es un grupo de trastornos caracterizados por pérdida del movimiento u otras funciones nerviosas. Estos trastornos son causados por lesiones en el cerebro que ocurren durante el desarrollo fetal o cerca del momento del nacimiento.

  • Causas, incidencia y factores de riesgo:

La parálisis cerebral resulta de una lesión al cerebro (la mayor porción del cerebro que controla las facultades mentales superiores, las sensaciones y las actividades de los músculos voluntarios).

Inicialmente, se creía que la parálisis cerebral estaba relacionada con asfixia (estrangulación durante el nacimiento, que lleva a que se presente falta de oxígeno al cerebro) y trauma, pero en un estudio de 45.000 nacimientos se demostró que la asfixia durante el nacimiento no es una causa común de la parálisis cerebral. La causa de hipoxia (oxígeno insuficiente) de las áreas del cerebro dañadas no ha sido claramente definida, pero se cree que hay factores predisponentes durante el desarrollo del feto que lo hacen más susceptible a la hipoxia. Esto puede ser la razón por la cual algunos niños resultan afectados mientras que otros que reciben niveles de oxígeno bajos, no presentan un daño cerebral duradero. Los niños prematuros tienen una incidencia ligeramente mayor de parálisis cerebral. Ésta puede ocurrir también a una edad temprana como resultado de una lesión cerebral causada por enfermedades (encefalitis, meningitis, herpes simple, infecciones, etc.), lesión de la cabeza que resulta en hematoma subdural, lesiones de los vasos sanguíneos, y muchas otras.

La lesión al cerebro puede ocasionar la pérdida de las funciones nerviosas en áreas ampliamente diferentes. El clásico hallazgo en la PC es la espasticidad (aumento del tono muscular) que puede afectar a una sola extremidad, un lado del cuerpo (hemiplegia espástica), ambas piernas (diplegia espástica) o ambos brazos y piernas (cuadriplegia espástica). pérdida del movimiento parcial o total (parálisis), anormalidades sensoriales y defectos en la audición y visión. Son comunes las anormalidades del habla y pueden ocurrir convulsiones.

La función intelectual puede variar de extremadamente inteligente a retardo mental severo. Los síntomas son usualmente evidentes antes de los 2 años y, en casos graves, pueden aparecer incluso a los 3 meses. La parálisis cerebral no es un tipo de encefalopatía no progresiva (lesión al cerebro) y los síntomas relacionados directamente con la enfermedad no empeoran.

Las clasificaciones de parálisis cerebral son: espástica, discinética, atáxica y parálisis cerebral mixta. La parálisis cerebral espástica comprende alrededor del 50% de los casos. La parálisis cerebral discinética (atetoide) afecta alrededor del 20% de los casos e implica el desarrollo de movimientos anormales (contorsiones, espasmos u otros movimientos). La parálisis cerebral atáxica implica temblores, marcha inestable, pérdida de coordinación y movimientos anormales. Afecta a alrededor del 10% de los casos. El restante 20% se clasifica como una mezcla de cualquier combinación de los síntomas mencionados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies